Alejandro Angulo

ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE

Foro de consulta sobre cambio climático

El pasado viernes 9 de noviembre, nos dimos cita en el Colegio de Arquitectos para participar en el Foro de Consulta del Taller Regional para elaborar el Programa de Acción Climática en el Estado, al cual convocó la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

En cada mesa participaron ciudadanos de varios sectores que plantearon y propusieron un conjunto de medidas y acciones tanto para lograr la mitigación como la adaptación al cambio climático. Y está de más, que la preocupación que se advirtió en la consulta era grande por todos los asistentes, ya que por un lado en la escena internacional uno puede observar el exhorto sobre la urgencia para impedir que la temperatura se incremente más de 1.5 C°, pero en el contexto local, el principal reto es reducir las emisiones de CO2 que se encuentran, de acuerdo al Inventario de Gases de Efecto Invernadero dado a conocer por la SEDESU, en 9.2 Ton per cápita al año, lo cual significa el doble del promedio nacional.

Al final de la consulta, quedaba en la mente de los participantes, sí ésto que se proponía iba a funcionar. No hay de otra, tenemos que reducir las emisiones empezando por el sector que más emite: el transporte y seguir con la industria. Pero todos advertían que el punto central era avanzar en la transición energética, para alejarnos de los combustibles fósiles, es decir, del uso del petróleo o dicho de otra manera, descarbonizar la economía, al mismo tiempo de conservar áreas verdes, bosques y áreas naturales para la captura de CO2.

A pesar de todo ello, la inquietud permanecía, en el sentido de que si sólo bastaría un Programa para lograr metas en el corto y mediano plazo, es decir, reducir el 22% de las emisiones para el 2021.

Y quizá las hojas y resúmenes de cada mesa, no recogieron una idea que rebotaba en las mentes de los ciudadanos: todos debemos hacer un esfuerzo y para ello, es necesario empezar por reducir el consumo, porque todos somos consumidores.

Por otra parte, se señaló la urgencia de que la autoridad estatal fije la obligatoriedad de reportar las emisiones por debajo de las 25 mil toneladas al año, y aparejado a ello, fijar un techo y un piso de emisiones, a fin de distribuir la responsabilidad entre los sectores económicos del estado.

Las discusiones seguirán en los Talleres Regionales y más allá de ellos, pues lo cierto es que el cambio climático ya lo observamos en el estado, con las inundaciones en la metrópoli, la perturbación en la floración que viene afectando a la apicultura y polinizadores, la baja en los rendimientos de la producción de café que se sitúa al decir de los cafeticultores, en un 30%, el disparo de plagas en los bosques de la Sierra Gorda y otras tantas cosas más.

Por su parte, las nuevas generaciones, quizá son más escépticas y quieren tomar acciones y remover en las conciencias colectivas para provocar cambios sustanciales e inmediatos, de ahí que un día antes del viernes, varios jóvenes de distintas organizaciones de la sociedad discutieron y acordaron llevar a cabo una marcha y eventos culturales el día domingo 9 de diciembre contra el cambio climático. Y no estaría nada mal, acompañarlos en este acto ciudadano del llamado urgente a reducir las emisiones, antes de que sea demasiado tarde y nos ahogamos en la contaminación.

Comentarios

Comentarios