Alejandro Angulo

ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE

La producción orgánica sigue creciendo

En la última semana de junio se llevó a cabo la Exporgánica en la Ciudad de México, en donde se presentaron las últimas cifras de acuerdo al informe de SAGARPA del 2016. En donde podemos ver lo siguiente:

México

Superficie: 1,146,929 has bajo agricultura orgánica

Superficie de Café orgánico: 280,000 has.

Superficie destinada a la apicultura orgánica: 90,000 has.

En México se estima que existen 128,000 productores en el modo de producción orgánica. Los principales productos orgánicos en México por superficie orgánica cultivada son café (48%); aguacate (15%), hortalizas (9%), hierbas aromáticas y alimenticias (8%). Los principales Estados productores orgánicos son Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Querétaro y Guerrero que concentran el 77% del volumen total orgánica nacional. 

La producción de cultivos orgánicos en México crece arriba del 10 por ciento cada año, mientras que el consumo 15 por ciento, por lo cual el problema o la oportunidad es que hay más demanda que oferta.

En el Estado de Querétaro, desde hace 14 años, en que se inició la producción orgánica (de plantas aromáticas silvestres, como el orégano, y la damiana) ha venido creciendo, diversificándose y aumentando el consumo. En la actualidad se estima que el valor del comercio de productos orgánicos en el estado alcanza la cifra de 27 millones de pesos anuales. También los mecanismos de comercialización han observado un crecimiento, como lo son las ecotiendas (cerca de 15), mercados y pasillos en las tiendas de autoservicio. Y según los datos oficiales, Querétaro ocupa el segundo lugar nacional en producción de huevo orgánico y mantiene el primer lugar de superficie de plantas aromáticas (en el semidesierto, principalmente Peña Miller).

Como dato, cabe decir que el aumento en el consumo, se ha debido a tres causas principalmente: una mayor conciencia sobre la salud ligada a la alimentación; el movimiento ambientalista ha permitido focalizar la pertinencia de una producción más sustentable y; finalmente, el aspecto de una economía solidaria. Pero hay que agregar, que también se debe al ascenso de una clase media en el estado que tiene capacidad de compra de estos productos.

No obstante, podría haber sido más acelerado el crecimiento, si se contase con políticas adecuadas y mecanismos de financiamiento. Por ejemplo, si tenemos que el mayor consumo de orgánicos se da en la zona metropolitana, entonces debería de apoyarse a la agricultura periurbana para su reconversión y aprovechar así la ventaja competitiva de la cercanía. Por otra parte, está el problema de la logística para traer productos provenientes de pequeñas unidades de producción de los distintos municipios del estado, lo cual se puede resolver con un sistema de transporte quincenal que permita abaratar el costo y también garantizar el abasto a las ecotiendas. Y aunado a ello, podría establecerse un mercado semifijo para los productores orgánicos de la entidad.

Existen áreas de oportunidad para la producción de leche y carne orgánica, granos como el frijol, vino, miel y una mayor diversidad de hortalizas y frutos.

Las diferentes zonas del estado, encierran un potencial atractivo para la producción orgánica y hace falta mirar hacia la sierra, que por su biodiversidad, encontraremos muchas ventajas y variedad de productos. 

Valió la pena el esfuerzo iniciado hace 14 años por los oreganeros del semidesierto y de la primera ecotienda orgánica ubicada en el corazón del centro histórico, la Ecotienda Neblinas.

Para rematar, basta con decir, que éste sector de la producción primaria, genera y aporta empleos verdes directos e indirectos en la economía de Querétaro.

Comentarios

Comentarios