ACEPTO CRÍTICA RAZONADA: MANUEL NAREDO NAREDO

Rosa Estela Reyes, nueva delegada del Instituto Nacional de Antropología e Historia en compañía del coordinador de centros INAH José María Muñoz Bonilla y el queretano Manuel Naredo Naredo durante el anuncio oficial de los cambios en la entidad. FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ
Rosa Estela Reyes, nueva delegada del Instituto Nacional de Antropología e Historia en compañía del coordinador de centros INAH José María Muñoz Bonilla y el queretano Manuel Naredo Naredo durante el anuncio oficial de los cambios en la entidad. FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Desde el auditorio del Museo Regional de Querétaro y frente a los principales actores de la comunidad cultural, Manuel Naredo Naredo aseguró que vía WhatsApp, el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Diego Prieto, le había comunicado en una conversación que sería removido de la delegación “Hace unos días platiqué por WhatsApp con el director general del Instituto quien me daba a conocer esta ceremonia que estamos llevando a cabo y me pedía que hiciera una intervención. A lo largo de los dos días siguientes, estuve pensando mucho acerca de lo  que podría decir este día. Recuerdo incluso muy claramente el día en que el antropólogo Diego Prieto dejó la dirección del Centro INAH después de 15 años de trabajo”. Luego de hablar de la fortaleza que se le inculcó desde el hogar para sortear las dificultades que se le presentan en la vida, señaló que se va satisfecho por su trabajo y agradeció el apoyo de todos los empleados en la delegación.

Manuel Naredo, dijo que fueron años de fricción, desgaste, incomprensiones y conflictos. Aún así, aseguró que hubo momentos gratos con descubrimientos y amigos conseguidos por coincidencias en la visión . Añadió que no está exento de la crítica la cual –señaló- asume sin tapujos y sin justificaciones “Cuando esta es legítima y sustentada al menos en la buena fe. Aquella que llega directamente a la boca desde el oído sin el debido proceso del cerebro, es tan solo contaminación que aunque manche, no merece siquiera detenerse a escucharla”.

El ex delegado, expresó su amor por Querétaro y acotó que seguirá desde su trinchera defendiendo el patrimonio que ha asumido como propio “Las espigas de trigo están rompiendo ya la capa de hielo de cualquier momento. Un día, ustedes y yo podemos celebrar nuestras respectivas cosechas. Que así sea y gracias a todos de corazón”.

Tras su intervención, Manuel Naredo se llevó una prolongada ovación por parte de los asistentes. Luego del acto, Rosa Estela Reyes y el delegado saliente se trasladaron a la delegación del INAH para hacer la entrega recepción.

POR: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios