SERGIO A. VENEGAS ALARCÓN / LA OTRA PANDEMIA NOS PEGÓ HACE UN SIGLO

TABLERO

  • Llegamos a  100 muertos  el  miércoles
  • ¿Revelará Pegueros las complicidades?
  • La UAQ pierde ya $66 millones: Rectora
  • Se les desgrana la mazorca en el tricolor

Ya.

Querétaro rebasó el miércoles la barrera de los 100 muertos.

Y la historia, esa sabia, parece repetirse.

Le cuento:

Hasta 40 muertes diarias ocurrieron en Querétaro en 1918 por la llamada Influenza española que invadió el planeta con alrededor de 50 millones de contagiados y mató a mil 500 o 2000 mexicanos al día.

Aquí gobernaba el constituyente Ernesto Perusquía (1917-19) a quien le tocó lidiar con la pandemia, como da cuenta el libro “Los gobernantes de Querétaro” de James R. Fortson, que editamos en 1987 en el sexenio del gobernador Mariano Palacios Alcocer.

El padecimiento, se consigna ahí, causó gran mortalidad, a pesar de las medidas impulsadas por el mandatario, quien volvió a poner en servicio el Consejo Superior de Salubridad de Querétaro y estableció el Plan de Salud, diseñado para inspeccionar los lugares que expendían alimentos y que las viviendas tuvieran ventilación y aseo.

Más aún, se estableció una Comisión de Médicos Sanitarios y se enviaron comisiones médicas a todos los municipio y se rehabilitó el Hospital Civil -que desde 1915 era militar- para atender a los enfermos, en el anexo de Santa Rosa de Viterbo.

Finalmente, para ayudar a los sectores más pobres de la población, Perusquía consiguió que los hacendados donaran, durante un año, 100 litros de leche diarios y que la fábrica El Hércules, recientemente cerrada, reglara 50 piezas de manta para confeccionar sábanas.

Y mire lo que son las cosas de la contingencia.

Hace un siglo, como ahora, se asocia el origen del virus a la comida.

Hoy se habla de un chino que no hirvió suficientemente su murciélago y, hace más de 100 años, de un cocinero aparentemente agripado, Albert Gitchell, soldado del Fuerte Riley de los Estados Unidos, que contagió en una sola noche a 107 y al final de la semana ya eran 522.

Por cierto, también se dijo que la nueva cepa pudo proceder de China a través de los migrantes orientales que llegaron a la construcción del ferrocarril.

De acuerdo con un cuadro publicado el 24 de octubre por el periódico El Demócrata, en Guanajuato había 200 muertes diarias, en Chihuahua entre 100 y 150 muertes diarias, lo mismo que en la zona de Saltillo y Torreón, mientras en la capital del país había 100 decesos, igual que en el Estado de México, Zacatecas y Monterrey.

Los más bajos en ese registro eran San Luis con 30 y Querétaro con 40 finados al día.

En octubre de 1918 la tasa de mortalidad en nuestro país se elevo hasta en un 200 por ciento, aunque muchas muertes se atribuyeron a la neumonía y  se contabilizaron medio millón debido a la “gripe estacional”, de acuerdo con un interesantísimo estudio publicado en 2009 por las antropólogas Lourdes Márquez Morfín y América Molina del Villar.

Hoy estamos a unos días inaugurarse una normalidad que no entendemos, porque el gobernador Francisco Domínguez Servién dice que no pero sí y vamos a reanudar actividades en las industrias automotriz, aeronáutica y de la construcción, en donde trabajan algo así como 100 mil personas.

Ya llegamos a los 100 muertos en Querétaro.

Parecen pocos si vemos que hace un siglo, morían 40 al día y estamos por regresar a la normalidad, aunque los expertos dicen que esto irá hasta finales de junio o después.

Ahí la llevamos.

¡Ah, la historia!

El Presidente y los  Constituyentes:  Carranza con los diputados por Querétaro: Frías,Perusquía (que enfrentaría la pandemia como gobernador) y Truchuelo, 1917. FOTO: CASASOLA

-BLANCAS Y NEGRAS-

Aquellos tiempos.

Tenía don Venustiano Carranza una gran predilección por Querétaro, en donde logró conciliar a las fuerzas revolucionarias, en el pacto nacional que significó la Constitución de 1917 y luego promovió para la gubernatura a su aliado el diputado Ernesto Perusquía, a cuya boda asistió.

Y no sólo eso, enamorado de Tequisquiapan, logró que los científicos de la época (en algo así como el abuelito del Inegi) declararan a Tequisquiapan centro geográfico de México, como hasta la fecha lo recuerda un monumento a la entrada del pueblo mágico, aunque ahora se reconozca como tal a Aguascalientes.

Muy complicada está la situación del ex secretario de Gobierno de Marcos Aguilar, el antes poderoso Manuel Velázquez Pegueros porque su familia anda vendiendo bienes para buscar su liberación y al parecer no servirá de nada porque hay otras dos carpetas en su contra.

La pregunta es si este ex funcionario, al que por eso del Covid-19 no le permiten ni visitas en el Cereso de San José El Alto, va a aguantarse como único acusado o si va ayudar en las investigaciones para dar con los otros responsables, cómplices o como quiera llamarles.  

Somos UAQ. A 66 millones de pesos asciende la pérdida de ingresos de la Universidad Autónoma de Querétaro, de marzo a la fecha, reveló este jueves la rectora Teresa García Gasca en la sesión virtual del Consejo Universitario.

Sin embargo, ampliará los beneficios para sus alumnos con descuentos de inscripción y reinscripción del 10 al 90 por ciento, de acuerdo con las necesidades que honestamente -y sin comprobación- declaren. Eso se llama educar en la verdad y en honor.

Jorge Valenzuela Escobedo, hasta hace unos días furibundo defensor del PRI, renunció a este partido por considerar que ya no responde a los intereres populares y que él quiere evitar que gane Morena en el 2021. No dice a dónde se irá, pero como que pinta de azul.

Y lo que falta.

-LA VIEJOTECA-

La carpa.

Hace casi cuatro décadas, siendo gobernador Rafael Camacho Guzmán, tuvo el PAN sus primeros diputados locales en Querétaro: José Puga Vértiz, Tomás Maciel Landaverde y Alfredo Oropeza García, para el trienio 1982-85. Eran una minoría que presumía de ser mayoría de razón frente a la, decía Puga, mayoría numérica del tricolor.

Presidía la mesa directiva de la cámara el priísta y cenecista Francisco Javier Perrusquía Nieves, cuando Alfredo Oropeza (qepd) lanzó severas acusaciones a renombrados políticos del PRI.

-Retráctese. Retire lo dicho, exigió Pancho.

-No me retracto, respondió el albiazul.

-¿A no se retracta? Pues entonces damos por terminada la sesión y citamos para la próxima semana.

Dicho lo cual el diputado presidente bajó de la alta tribuna del Congreso y al grito de ¿con que no te retractas, cabrón? la agarró a patadas –con todo sus botas vaqueras- en contra de Oropeza.

En el zipizape intervinieron también, pero para calmar los ánimos, los diputados priístas Ceferino Ramírez Olvera y Octaviano Camargo Rojas, glorias de la CTM.

La política era así.

Muy pocos de aquellos personajes siguen con vida. Puga, Oropeza y Camargo ya fallecieron, pero por ahí anda Perrusquía, apasionado defensor del PRI, hoy apenado de lo que queda de su partido.

¿Verdad Pancho Javier?

-LA FRASE DE LA SEMANA-

Descubimiento.

La policía estatal de Seguridad Pública ha realizado actos de intimidación a la ciudadanía, violenta los derechos humanos, ejerce arbitrariedades y se conduce con exceso de autoridad: Renata Campo Feregrino, secretaria del Ayuntamiento de Ezequiel Montes, en la toma de posesión de Felipe de Jesús Avendaño como nuevo director de Seguridad Pública Municipal. 27 de mayo de 2020.

Ahí viene el 21.

-JUGADA FINAL-

Ni tan Juntos.

A los del equipazo de Marcos Aguilar Vega que están con el Jesús en la boca por la apertura de carpetas de investigación sobre los negociazos en la administración municipal de las privatizaciones, un apanicado ¡Jaque Mate!

 

Comentarios

Comentarios