El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunció hoy aquí que la restauración de los mil 821 inmuebles históricos y de valor cultural afectados por los sismos de los días 7 y 19 de septiembre se llevará a cabo en tres etapas, que comprenderán de enero de 2018 al segundo semestre de 2020.

Así lo dio a conocer su director, Diego Prieto, quien señaló que de manera paralela la institución a su cargo trabaja en la gestión de los recursos para el conjunto de los bienes afectados.

“Hemos establecido ya una caracterización de los daños que sufrieron estas edificaciones, pero también los bienes muebles contenidos en ellas. Ya tomamos una serie de medidas para atender las acciones emergentes.

Foto de Internet

“Establecimos tres etapas de restauración, en la primera establecimos un horizonte a enero del 2018 en donde nos proponemos la recuperación y restauración de aquellas edificaciones, cerca de 300 que tienen daños menores”, señaló.

“A principios del 2018 la idea es tener un grupo de estos bienes muebles e inmuebles que hayan sido atendidos, y de manera simultánea se trabaja en la gestión de los recursos para el conjunto de los bienes afectados”, dijo.

Un segundo horizonte, abundó el funcionario, será en octubre de 2018, cuando “nos proponemos haber culminado la mayor cantidad de muebles e inmuebles que tiene afectaciones moderadas, es decir con daños estructurales, pero no un riesgo de colapso general.

“Tenemos otras edificaciones que tienen daños severos y estas, plantean segmentos más largos de trabajos que se pueden extender hasta 30 meses, es decir para el año 2020, nos proponemos en el segundo semestre haber terminado con la recuperación y restauración y conjunto de los bienes inmuebles patrimoniales afectados por el sismo”, aclaró.

Diego Prieto reveló que el INAH si tiene un plan de trabajo monumental y destacó que otras entidades, como la Universidad Nacional Autónoma de México, como sus institutos de Investigaciones Estéticas, Ingeniería y Antropológicas, han ofrecido su apoyo para llevar a cabo esta tarea en lo logístico y técnicos en todo el país.

Foto de @EPN

En el caso de Chiapas, reveló que se tienen un total de 112 inmuebles afectados, entre daños severos, moderados y menores, y dio a conocer que ya se trabaja en la restauración de más de medio centenar de ellos.

“Es una tarea muy complicada, muy difícil, que nos abruma considerablemente, pero estoy convencido de que la vamos a desarrollar bien”, aseguró al tiempo que destacó que, a pesar de las afectaciones al patrimonio, el INAH no puede detener su marcha.

“El INAH tiene tareas académicas, de divulgación, de operación y manejo de sitios arqueológicos en museos y que no podemos detener, la vida del país sigue y la vida académica del INAH también”, comentó.

Comentó que hasta ahora no se tiene un censo preciso de los bienes muebles dañados, “además ahí es difícil establecer unidades de medida, porque un inmueble es una unidad clara, pero en el caso de los bienes (muebles) no. Lo que sí es que tenemos afectaciones en pintura, escultura, pintura mural, altares, retablos y mobiliario de carácter religioso”, señaló.

Reveló que hasta ahora, “ya se llevaron a cabo las acciones para resguardar los bienes muebles, tanto aquellos que fueron dañados como lo que no. Es decir, se embalaron los objetos, se trabaja con la comunidad para guardarlos en recintos seguros, apuntalar edificios en riesgo de colapso para evitar desprendimientos, cubrir las techumbres con lona para evitar ingresos de agua y dañe altares, retablos o pintura mural”, destacó.

Foto de AP

Por otra parte, dijo que la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en México ha manifestado su apoyo para gestionar los apoyos que corresponden a los fondos emergentes del Comité de Patrimonio Mundial de la propia institución internacional.

“En dinero no es mucho, sí desde el punto de vista de relevancia nacional y del apoyo que esto puede significar en retroalimentación técnico-academia”, acotó al tiempo que reveló que países como Alemania, Hungría, Austria y España se han interesado en venir a México y apoyar en las labores de restauración.

Expuso que la atención internacional se ha centrado en aquellos sitios que son patrimonio mundial y que fueron afectados: los primeros conventos del siglo 16 a las faldas del Popocatépetl, que en total suman 14 y que se encuentra muy dañados en los estados de Morelos y Puebla.

En segundo lugar figura el Centro Histórico de Puebla; en tercero el Centro Histórico de la Ciudad de México y su zona lacustre de Xochimilco; en cuarto aparece el Centro histórico de Oaxaca y que abarca la antigua ciudad de Monte Albán; y por último la zona arqueológica de Xochicalco.

LOPEZDORIGA.COM